Sábado 2 Abril, 2016 15:31

 

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet

 

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Voltaire

HISTORIA Y POLÍTICA MALVINAS

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // HISTORIA Y POLÍTICA

 

2 de abril de 1982-2014, 32 años después, Malvinas, la guerra del siglo XX

LA GUERRA QUE NO SALVÓ A LA DICTADURA MILITAR

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

17 de junio del 2014 *

El 2 de abril de 1982, la dictadura militar jaqueada por las movilizaciones obreras y de trabajadores, apura la toma de las Malvinas y se embarca en el operativo Rosario.

Entre el 2 de abril y una algarabía de parte de la sociedad, que se moviliza a la Plaza de Mayo y viva la dictadura, a diferencia de lo acaecido el 30 de marzo. En esa jornada, miles se movilizaron contra el autoritarismo más perplejo de aquellos años. La toma de las Malvinas moviliza a una parte de la sociedad que siguiendo un predicamento por generaciones: Las Malvinas son Argentinas, no pudieron ni supieron diferenciar la jugarreta de aquella Junta Militar, se movilizaron el 2 de abril y luego el 10 de abril de ese año.

Los conciliábulos políticos van y vienen y Gran Bretaña se apresta a la guerra, moviliza lo mejor de su flota y sus fuerzas armadas de elite… sobreviene el hundimiento del Belgrano y ya todo es un concierto para la guerra.

La ayuda internacional se corta en dos, y la sociedad argentina hace honores. Con la liviandad que caracteriza los opiniones a priori, medios de comunicación de estos tiempos y los autodenominados intelectuales llegan a afirmar que fueron lo mismo quienes se movilizaron contra la dictadura el 30 de marzo que los que van a la Plaza pero a vivar a la dictadura por la toma de las Malvinas.

Esto implica un debate, con elementos de prueba y análisis de la composición social de esas jornadas…

Concluidos los 73 días de aquella Guerra, el informe Rattenbach desnudará, tiempo después, desde el riñón del ejército argentino, que las guerras sólo se pueden ganar políticamente y luego en el campo de batalla. Las dictaduras no pueden, ni pudieron con aquella confrontación porque utilizaron los mismos métodos aberrantes, la violación de los derechos humanos, en este caso de los conscriptos argentinos. El cumplimiento del deber de los militares que actuaron correctamente y que fueron la excepción de la guerra, no amerita ultra valoraciones. Cumplieron con su deber y eso es todo.

En cuanto a la realidad actual de los veteranos de guerra, deuda infinita que la sociedad no se hizo cargo, como no se hace cargo de todo lo sucedido durante la última dictadura y las anteriores. No solo desde la situación de los derechos humanos, sino de la deuda externa, de la pobreza que se agrandó geométricamente, de la pérdida de fuentes de trabajo, de importaciones que suplantaron la industria nacional, del deterioro social y cultural. La quema discriminada y orientada de libros, archivos, diarios, revistas de toda una etapa histórica para analizar y reflexionar.

Los que fueron al teatro de operaciones fueron los compatriotas de las provincias norteñas, mesopotámicas, alejados de sus hogares y a morir como carne de cañón. En la actualidad los sobrevivientes siguen soportando el peso de la desmemoria y la indiferencia. Más de 600 veteranos se han suicidado en estos 32 años.

El regreso oculto, en la nocturnidad y haciéndolos sentir responsables de la derrota, es esa deuda infinita, donde los exitistas que se comían los chicos crudos y miraban por televisión, escuchaban por radio los sones y la verborragia gananciosa de los operadores y periodistas dictatoriales, cayeron en la cuenta del fracaso y condenaron a la víctima.

Hoy Malvinas es un ejemplo de vergüenza, algo que todos los gobiernos democráticos, incluido el actual, no han modificado. Se sabe claramente lo que necesitan los veteranos, es cuestión de acudir y resolver.

Más de 11.000 efectivos estuvieron en el teatro de Operaciones, 649 muertos, 1082 heridos son los seres humanos víctimas de esta guerra ignominiosa, más el hundimiento del Belgrano.

Malvinas, no pudo parar la caída del régimen militar, al contrario, aceleró el tiempo de su debacle, y con un dedo se intentó tapar los rayos solares que anunciaban que había enfrentamiento a la dictadura, mientras otros seguían pensando en sus viajes, sus realidades y su individualismo.

El tiempo posterior marcó el sendero y ahora los veteranos deben seguir esperando, que la solidaridad triunfe por sobre el individualismo de los responsables, por acción u omisión.

Ha llegado el tiempo de hacerse una profunda autocrítica.

* Primera versión publicada el 10 de abril del 2006, en el portal Villa Crespo Digital y otras páginas.

Caracteres: 4499

 

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443