Sábado 2 Abril, 2016 15:30

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

Voltaire

Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males.

Voltaire

HISTORIA Y POLÍTICA MALVINAS

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // HISTORIA Y POLÍTICA

LA GUERRA DEL SIGLO XX

LA GUERRA DE MALVINAS

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

2 de abril del 2011

LA MADRUGADA Y LA TOMA DE LAS MALVINAS

Habían transcurrido apenas, algo más de 48 horas de aquella jornada en todo el país, cuando el movimiento obrero organizado con la conducción de CGT Brasil le decía en el corazón de la dictadura que PAZ, PAN Y TRABAJO eran el reclamo exigente y sin tregua a tantos años de oprobio.

En ese 2 de abril, la junta militar ordenó la operación "AZUL" en la reunión del comité militar Nº 4/82 del 26 de marzo de 1982 fijándose como el día "D" al 1 de abril de ese año en horas de la noche, con flexibilidad a los días 2 y 3 de abril. Se había tomado la decisión de su ocupación, lo que no se había planificado era su defensa, ya para el 26 de marzo, muy presumiblemente, y por los servicios de información de las Fuerzas Armadas y de seguridad que respondían a la dictadura, se tenía claro que la movilización de cuatro días después, en todo el país sería importante. El descontento había crecido en forma exponencial.
La fuerza de tareas anfibia Nº 40 tenía como comandante al contralmirante Walter Allara, y estaba integrada por los siguientes grupos: fuerza de desembarco, grupo de transporte, grupo de apoyo y un grupo de tareas especiales.

A su vez, la fuerza de desembarco estaba compuesta por: el batallón de infantería de marina Nº 2, una agrupación de comandos anfibios, una sección de tiradores del ejército, un grupo de comandos anfibios y una reserva.

LA MARINA REAL BRITÁNICA

Las fuerzas británicas, o sea, en ese momento la Marina Real contaba con 68 infantes en las islas, a las 0,30 del 2 de abril se inicia el desembarco en la zona de puerto Enriqueta.
Tres horas más tarde un grupo de buzos tácticos desembarcaban en las proximidades del Cabo San Felipe y en la Playa York hacían lo propio el batallón de infantería 2 y las tropas del regimiento de infantería Nº 25, este batallón estaba comandado por el teniente coronel Mohamed Alí Seineldin. El objetivo planteado era tomar el aeropuerto y avanzar hacia Puerto Argentino; esta operación se conoce como operación Rosario, porque se hizo bajo la advocación de la Virgen del Rosario.

Horas después se produce el cese del fuego y la rendición del gobernador Hunt, a las 9,15 del 2 de abril de 1982 y ante el general de División García. Ese 2 de abril sirvió para terminar el desembarco de medios y pertrechos.

LA TOMA DE LAS ISLAS GEORGIAS

Este operativo fue previo, el 23 de marzo el comité militar resuelve ante los acontecimientos que se habían producido por el desembarco del grupo de obreros de la empresa Islas Georgias del Sur S.A. en puerto Leith, enviar el buque Ara Bahía Paraíso con el grupo Alfa para impedir que los obreros sean evacuados por el buque inglés Endurance.
El 3 de abril se le solicita al jefe de la base británica que se rinda ya que el gobernador Hunt había hecho lo propio. El jefe de la base informa que su gobierno le ordenó resistir la ocupación, pero a las 13,22 se rinde.

El grupo del teniente de navío Aztiz es desembarcado para hacerse cargo de los prisioneros (22 marines y 13 civiles) que fueron transportados al Buque Bahía Paraíso. El grupo de tareas 601 tuvo en la operación 3 muertos y 7 heridos.
Estos sucesos combinados producen la movilización a la tradicional Plaza de Mayo, aquel 2 de abril de 1982, pero era otra composición social, distinta, diferente a la del 30 de marzo. Esta salió a vivar a Galtieri, en ese momento presidente argentino, a la Junta de comandantes, vivó a la dictadura, y decimos no era la misma, porque la composición social del 30 de marzo había sido de obreros trabajadores y asalariados. El 2 de abril había clase media, por otro lado la masividad de fines de marzo se verifica por la cantidad de detenidos, heridos y sin cifras ciertas de muertos.

El 2 de abril y los 74 días de la guerra, los adolescentes que hicieron bajar desde las provincias del NOA y NEA sirvieron de carne de cañón ante una fuerza profesional de 28.000 efectivos. En Malvinas y en el Sur Argentino las fuerzas conjuntas llegaron a 11.000 efectivos.

LA PLAZA DE MAYO

Mientras esto sucedía en el sur argentino, miles de manifestantes se movilizaron por la toma y reivindicando la recuperación de las Islas Malvinas.
Muchos historiadores, políticos, sociólogos, cientistas sociales han planteado, linealmente, que aquel día la movilización popular tuvo las mismas características que la del 30 de marzo.
Como si se hubiera escudriñado sujeto por sujeto, persona por persona, a los participantes de uno y otro acontecimiento.
El 30 de marzo se movilizó el movimiento obrero organizado, fueron miles los hombres y mujeres que en todo el país le dijeron a la dictadura que no la toleraban más con aquella consigna de PAZ, PAN Y TRABAJO, ABAJO LA DICTADURA MILITAR, la misma consigna que se venía levantando desde abril de 1979, las movilizaciones a la Iglesia de San Cayetano y otras jornadas de lucha que se dieron en aquellos años.
La movilización del 2 de abril tuvo características espontáneas y si bien la reivindicación de la recuperación caló en gran parte de la sociedad, no toda la composición social fue igual, y la diferencia sustancial radicó en la organización del 30 de marzo y el espontaneismo del 2 de abril

PENSANDO EN LAS CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE AQUELLA TOMA

Argentina pasaba por una crisis económica social profunda, recordemos que el 30 de marzo la dictadura soportó una de las movilizaciones más masivas. A la par arreciaban los reclamos de las organizaciones locales e internacionales de derechos humanos.
En el orden internacional el gobierno sufría el embate por los derechos humanos y se le sumaba la intervención de militares en Centroamérica y Bolivia. La política exterior del canciller Costa Méndez, sobre la no-pertenencia al Movimiento No Alineados.

La clase 62 había sido licenciada en su gran mayoría y la 63 no tenía preparación cuando fue enviada a las islas. No había coordinación entre las tres fuerzas actuantes, no había reunión periódica ni coordinación del comité militar, faltaba adiestramiento específico y de conjunto, salvo algunas referencias de profesionalismo y adiestramiento adecuado como el regimiento 25 (Informe Rattembach).

No había aprovisionamiento posible de armas por el embargo impuesto. Había falta de conocimiento entre las propias fuerzas, las fuerzas terrestres ignoraban lo que podía hacer un avión de combate.

Salvo la actuación de la aviación argentina, reconocida por los propios británicos. Alfredo Aztiz y los lagartos se entregaron en las Georgias sin tirar un tiro ni resistir a las fuerzas británicas. Muchos oficiales en las islas estaqueaban soldados, los militares de más alto rango seguían la política de represión matando de hambre y frío a los soldados argentinos y procediendo a diversas formas de represión.

Los espectáculos públicos continuaron a pesar del hundimiento del A.R.A. Gral. Belgrano y la pérdida de 321 marineros y cientos de heridos. Los muertos en Malvinas fueron 500, según el informe Rattenbach y los heridos miles. Las secuelas dejadas por las guerras modernas son claras, y en países dominados por las dictaduras aún más profundas.

La noche cobijó la llegada de los ex combatientes, ya no eran los soldados por los cuales la población se regocijaba, en medio de los recuerdos del Mundial de Fútbol del 78, lo bueno era ganar y lo malo, perder. Esta guerra fue tomada en las mismas condiciones del análisis simplista.

La movilización del 14 de junio terminó en otra represión, gases y manifestantes indignados. El tiempo fue sepultando el homenaje a los muertos, el informe Rattenbach tuvo su aparición en 1988 y ahí desnuda las profundas falencias de las fuerzas militares en el cumplimiento de la guerra.

Malvinas no fue una guerra por la soberanía nacional. Fue parte de la política consumada por la dictadura, el 19 de julio de 1976 el Ministro Martínez de Hoz se entera de los planteos que hace Lord Sackleton, más conocido como informe Sackleton, con relación al desarrollo de las Islas Malvinas, en el que se expresa, en su redacción, que estas continuarán bajo ocupación británica.

El súper ministro Martínez de Hoz realiza cinco viajes que tienen la misión de llegar a acuerdos comerciales con Gran Bretaña, en el quinto viaje manifestará lo siguiente: “Yo creo que los lazos económicos nos pueden ayudar. De manera que podríamos avanzar en lograr acuerdos de exploración conjunta petrolífera”.

En 1975, Estados Unidos de América había realizado un estudio donde se confirmaba que en la zona de Malvinas y adyacencias hay nueve veces más petróleo que en los yacimientos del Mar del Norte.

Hace unos días se ha comprobado que existe una reserva de más de 60 mil millones de barriles de petróleo. Así lo informaba un diario nicaragüense: cuando el 23 de febrero del corriente año dice: Plataforma británica empezó a perforar ayer lunes¨.

Las Malvinas tienen 60 mil millones de barriles de petróleo¨ Además decía: * Argentina reivindica que sus aguas territoriales se extienden más allá del archipiélago, hasta el borde de la plataforma continental submarina, a más de 2,000 kilómetros de distancia.

Por su lado, la agencia AFP Londres comunicaba:
La compañía petrolera británica Desire Petroleum inició ayer lunes, 21 de febrero del corriente, sus operaciones de prospección frente a las Malvinas con la perforación de un primer pozo, exacerbando el clima de tensión creciente con Argentina, que reclama su soberanía sobre las islas.

“La perforación está siendo efectuada a una profundidad estimada de 3,500 metros”, indicó la firma Desire Petroleum PLC en un comunicado enviado al London Stock Exchange.

“Se espera que las operaciones de perforación demoren unos 30 días, y se hará un nuevo anuncio una vez que la perforación haya sido completada”, precisó la empresa.

Por otro lado, volviendo al Informe Sackleton, que consta de tres tomos, en el primero y en el capítulo VII, verifica los recursos minerales en tierra firme, la pesca en las aguas del archipiélago malvinense y otros recursos naturales y económicos.

En los cinco viajes de Martínez de Hoz se ve el tema de cooperación económica y reuniones de negociación donde la Cancillería a manos del almirante César Guzzetti entra en contradicción con los objetivos económicos que lleva adelante Martínez de Hoz con la anuencia de Videla.

Volviendo a las riquezas de nuestras Malvinas, donde se estima que hay 60.000 millones de barriles de petróleo en la zona, y que según Desire Petroleum el volumen comercialmente explotable sería mucho menor y la extracción no arrancaría hasta dentro de unos años.

Alejada de las disputas políticas, la empresa Desire Petroleum insistió que su interés se centraba exclusivamente en el petróleo.
“Desire es una compañía petrolera y está explorando en busca de petróleo, no de involucrarse en lo que dice Argentina sobre ir a la ONU. La plataforma está en aguas británicas”, dijo a la BBC el portavoz de la compañía, David Willie.

La plataforma de perforación petrolera, la Ocean Guardian, fue remolcada miles de kilómetros, desde Escocia.

Mientras los debates sobre el tema Malvinas se plantean a nivel internacional, en el Consejo de Seguridad de la ONU, porque nuestro país reclamó que Gran Bretaña, miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, burla las resoluciones de la ONU que piden un diálogo sobre la controversia, dado que esas resoluciones reconocen que hay una disputa territorial que debe ser resuelta por el diálogo, la empresa sigue sus objetivos comerciales.
Vale recordar que Gran Bretaña ocupa las islas desde 1833.

Asimismo, la guerra de Malvinas tuvo un final esperado, ilógico para el falso nacionalismo irracional desplegado en aquellos días, las guerras se ganan, primero, políticamente y luego con la fuerza de las armas. Una dictadura sangrienta como la de 1976-1983 no podía conducir a la victoria, menos aún convencer al resto del mundo sobre sus certezas.

A la hora de apoyos, muchos jugaron comprendiendo el valor de desafiar el colonialismo, pero el huevo de la serpiente estaba entre las filas militares y del poder político y económico imperante.

Las víctimas de la guerra de Malvinas son los mismos que han sobrevivido a aquellos días en suelo sureño y muy austral. Se necesita de los mismos mecanismos políticos y de decisión política para resolver el problema de los ex combatientes de Malvinas, se pueden realizar resarcimientos, homenajes, y otros parches, pero siempre serán eso, parches que no van a las causas de aquella guerra. Los impulsores del terrorismo de Estado cometieron otro genocidio entre los soldados argentinos, todo lo posterior es producto del mismo eje del proyecto militar y civil.

Malvinas, no fue ajena a este proyecto político impuesto en esos años. Las consecuencias, sus víctimas y los sobrevivientes aún no tienen una salida honrosa... cuando decimos honrosa, hablamos de una historia veraz, analizada y que involucre a los verdaderos protagonistas de carne y hueso.

FUENTES: Informe Rattenbach, Nuevo diario de Managua – Nicaragua y fuentes y entrevistas propias

Caracteres: 13.100

 

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443