¨Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización¨.

Domingo Faustino Sarmiento

Miércoles 5 Julio, 2017 14:54

2017

Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

Naciones Unidas

PERSONAJES LA VOZ DE LA MUJER / PERIÓDICO

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO

 

 


 

 

 

PRIMERA PARTE

LA VOZ DE LA MUJER
MUJERES PERIODISTAS, PERIODICOS PARA MUJERES tienen un antecedente histórico que data desde 1830. El periódico La Voz de la Mujer apareció en 1896.

7 de enero del 2015 *. Actualizado el 5 de julio del 2017

 

LA VOZ DE LA MUJER


Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

5 de julio del 2017

El primer periódico redactado, construido, armado y difundido por mujeres fue LA VOZ DE LA MUJER, salió durante un año, entre 1896 y 1897, luego apareció en Rosario, provincia de Santa Fe en 1899.

Llegó a tirar entre 1.000 y 5.000 ejemplares, lo hizo, como lo decimos en la primera parte, en forma clandestina, a puro pulmón, la difusión fue personal y las periodistas, escritoras y militantes políticas anarquistas se jugaron por el principio de comunicar, crear conciencia y llegar a la MUJER TRABAJADORA.

NI DIOS, NI PATRÓN, NI MARIDO resuena hoy cuando lo convocamos para hablar e historiar sobre estas mujeres que dejaron la vida por sus principios e ideales.

Entre su presentación, el 8 de enero de 1896 sostenían:
Y bien: hastiadas ya de tanto y tanto llanto y miseria, hastiadas del eterno y desconsolador cuadro que nos ofrecen nuestros desgraciados hijos, los tiernos pedazos de nuestro corazón, hastiadas de pedir y suplicar, de ser el juguete, el objeto de los placeres de nuestros infames explotadores o de viles esposos, hemos decidido levantar nuestra voz en el concierto social y exigir, exigir decimos, nuestra parte de placeres en el banquete de la vida. Largas veladas de trabajo y padecimientos, negros y horrorosos días sin pan han pesado sobre nosotras, y ha sido necesario que sintiésemos el grito seco y desgarrante de nuestros hambrientos hijos, para que hastiadas ya de tanta miseria y padecimiento, nos decidiésemos a dejar oír nuestra voz, no ya en forma de lamento ni suplicante querella, sino en vibrante y enérgica demanda. Todo es de todos. Hasta ayer hemos suplicado a un Dios, a una virgen u otro santo no menos imaginario el uno que el otro, y cuando llenas de confianza hemos acudido a pedir un mendrugo para nuestros hijos, ¿sabéis lo que hemos hallado? La mirada lasciva y lujuriosa del que anhelando cambiar de continuo el objeto de sus impuros placeres, nos ofrecía con insinuante y artera voz un cambio, un negocio, un pillete de banco con que tapar la desnudez de nuestro cuerpo, sin más obligación que l~ de prestarles el mismo. Marchamos más adelante, siempre confiadas y con la esperanza puesta en Dios y en los cielos, y después de haber tropezado y caído por no mirar por donde caminábamos mientras fijábamos nuestra anhelante mirada en los cielos, ¿sabéis lo que encontramos? Lascivia y brutal impureza, corrupción y cieno y una nueva ocasión de vender nuestros flacos y macilentos cuerpos. Volvimos atrás nuestros ojos, ¡secos sí, muy secos ya! y allá, a lo lejos, en lontananza, casi vimos a nuestros hijos, pálidos, débiles y enfermizos... y la brisa caliginosa ya, nos traía la eterna melodía del pan. ¡Mamá, pan por Dios! Y entonces comprendimos porqué se cae... porqué se mata y porqué se roba (léase expropia). y fue entonces también, que desconocimos a ese Dios y comprendimos cuán falsa es su existencia; en suma, que no existe. Fue entonces que compadecimos a nuestras caídas y desgraciadas compañeras. Entonces quisimos romper con todas las preocupaciones y absurdas trabas, con esta cadena impía cuyos eslabones son más gruesos que nuestros cuerpos. Comprendimos que teníamos un enemigo poderoso en la sociedad actual y fue entonces también que mirando a nuestro alrededor, vimos a muchos de nuestros compañeros luchando contra la tal sociedad; y como comprendimos que ése era también nuestro enemigo, decidimos ir con ellos en contra del común enemigo, mas como no queríamos depender de nadie, alzamos nosotras también un jirón del rojo estandarte; salimos a la lucha... sin Dios y sin jefe. He aquí, queridas compañeras, el porqué de nuestro periódico, no nuestro sino de todos, y he aquí, también, porqué nos declaramos COMUNISTAS ANÁRQUICAS proclamando el derecho a la vida, o sea igualdad y libertad.

LA REDACCIÓN

En su portada informaba a los lectores que: “Aparece cuando puede y por suscripción voluntaria”.

Su último número, en enero de 1897, y debido a deudas que no podían saldar llevó a la terminación de un proyecto de mujeres y para mujeres que le notificaba a sus lectores de la siguiente forma:

“A los lectores
Un año ha transcurrido desde que salió a luz el primer número de La Voz de la Mujer.
Un año de luchas, de sacrificios, de crueles alternativas, de esperanzas y de caídas, solamente atenuadas en algo, por satisfacción de la lucha.
En este año la vida de esta hoja ha sido precaria y raquítica, tanto así, que con pesar confesamos que si los compañeros no tratan (si les agrada nuestra propaganda) de ayudamos un poco más eficazmente, nuestros esfuerzos serán inútiles y tendremos que cesar de publicar La Voz de la Mujer y con ella la del ÚNICO periódico de América y tal vez del mundo entero que hace propaganda de nuestros ideales por mujeres y especialmente para ellas.
Lo repetimos compañeros y compañeras, entusiasmo y voluntad no nos faltan, pero nuestras fuerzas son pocas, por eso, si no podemos más, nos retiraremos hasta poder volver de nuevo a la brecha, y así siempre hasta que la hora del combate suene en el reloj de la conciencia humana, para correr a vencer o a morir por la Anarquía, porque por ella dará su inteligencia, su brazo, y su postrer suspiro.
LA REDACCIÓN DE LA VOZ DE LA MUJER”

FUENTES: Nosdigital, la tundra, Universidad de Quilmes y fuentes propias: MUJER, SOCIEDAD Y POLÍTICA.

Caracteres: 5404

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443