¨Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización¨.

Domingo Faustino Sarmiento

Lunes 9 Mayo, 2016 17:10

 

POLÍTICA Y ECONOMÍA INFORMES / INVESTIGACIONES

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // SECCIÓN

 

LA MUERTE EN LOS TALLERES CLANDESTINOS
10 AÑOS DEL INCENDIO MORTAL EN LUIS VIALE 1269

LAS VÍCTIMAS DE AQUELLA TRAGEDIA: Juana Vilca Quispe, de 25 años estaba embarazada; Wilfredo Mendoza, de 15; Elías Carbajal, de 10; Rodrigo Carbajal y Luis Quispe, de 4, y Harry Rodríguez, de 3.

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

9 de mayo del 2016

Corría el año 2006, un 30 de marzo… una fecha de lucha en otro momento histórico… en este siglo… una realidad que tiene que ver con las injusticias…
El 18 de abril pasado, Luis Fernando Rodríguez y Sara, su esposa, únicos querellantes en el proceso por la muerte de seis personas, donde uno de sus hijos fue víctima se llegaron a Buenos Aires desde La Paz para el juicio oral.
En ese momento afirmaron: "Han pisoteado todos nuestros derechos; por eso ahora, luego de tantos años de injusticia, venimos con la esperanza de que los jueces puedan dar una pena", dijo Sara.

La realidad es que en el taller se vivía hacinado, eran 64 personas, entre ellos 20 niños. Estaba habilitado para cinco máquinas de coser, pero funcionaban más de 30.
Las condiciones de vida eran deplorables: un solo baño, sin agua caliente, trabajaban hasta 18 horas diarias y tenían que hacer fila para ducharse, eran las dos o tres de la mañana de todos los días de la semana y el mes y el año…
Las denominadas "habitaciones" estaban separadas por telas y cartón prensado. Las puertas y ventanas tenían rejas y los extintores no funcionaban.
Los empresarios y dueños del lugar: Jaime Geiler y Daniel Fischberg, quienes además proveían de materia prima y compraban toda la producción de los costureros, eso sí, por el incendio sólo están imputados los capataces, Luis Sillericó Condori, también boliviano, y Juan Manuel Correa, argentino.

UN RECUERDO DOLOROSO
El fuego se inició a eso de las 16.45, Lourdes Hidalgo, una de las obreras textiles, estaba arriba, esperando a que se desocupara una máquina. Llevaba tres meses trabajando en el taller y hasta entonces había cobrado nada más que 120 pesos en "vales" de 50, adelantos de un sueldo que nunca le pagaron. Era uno de sus últimos días de trabajo: los capataces la habían echado por sus quejas sobre la forma en que vivían. A partir de esta realidad y pasada una década comenta que le tiene miedo al fuego y se pone nerviosa cuando pasa un camión de bomberos: "Para mí es muy doloroso vivir con este recuerdo. Al día de hoy, adonde sea que entro estoy mirando por dónde voy a escapar. De pronto, en cualquier momento, se me abre como una ventana en el oído y no me dejan los gritos, me quieren enloquecer. Yo quedé con impotencia, no hubo justicia por estas muertes y los que sobrevivimos hemos quedado en la calle".

El matrimonio querellante de Luis y Sara llegaron en el 2005 junto a sus hijos, buscaban un destino mejor. La reconstrucción nos habla de cómo se topan con Sillericó Condori y fueron a trabajar para él. Sara recuerda que al principio los trataban bien, pero que después las condiciones de vida empeoraron: "Nos sometían a muchas horas de trabajo, la alimentación era deficiente. Se veía que iba a pasar algo más grave, ya había habido accidentes con los niños. Estábamos todos encerrados y sometidos".
Luis Fernando amenazaba con denunciarlos: "Me decían «andá, tomátelas»... Sabían que no me podía ir porque no me pagaban y no teníamos los sueldos como para salir y buscarnos otros trabajos".

"No era un taller clandestino afirma Luis Fernando, era una fábrica habilitada. Fischberg y Geiler venían a controlar cuánta producción teníamos; no es cierto que ellos no tuviesen nada que ver. De la comisaría venían y recogían paquetes de pantalones y cuando venían los inspectores nos hacían subir. Ha sido muy lamentable todo lo que nos ha pasado en Luis Viale con estos esclavistas, que no sienten nada por el que no tiene. Por eso pedimos justicia, por todos los que han perdido la vida. Estos diez años han sido muy largos para nosotros", remate Luis Rodríguez.

Su historia actual los encuentra en La Paz trabajando como maestra a Sara y chofer de minibús a Luis.

FUENTES: varias y propias.

Caracteres: 4097

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443