¨Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización¨.

Domingo Faustino Sarmiento

Miércoles 3 Febrero, 2016 18:42

 

CAMPESINOS RUSOS

COLUMNAS DE OPINIÓN JUAN CARLOS CENA

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // COLUMNAS DE OPINIÓN

 

BREVE HISTORIA DE LOS POPULISMOS
Nacimiento del Populismo en Rusia

Por Juan Carlos Cena

3 de febrero del 2016

En este sentido, se trata de desbrozar, sintéticamente, parte de la historia de los populismos, una historia rica y fascinante que ha recorrido la historia universal.
Para ello debemos partir desde el fondo de su nacimiento, tratando de que el rigor de la realidad histórica y científica nos oriente correctamente sobre la verdadera naturaleza del populismo.

Este es un fenómeno político social, con sus variantes o matices, dentro del sistema capitalista. A estos fenómenos, es esencial remarcarlo, no se propusieron, en su devenir, cambiar el sistema capitalista imperante. Querían reformarlo, humanizarlo.
El populismo es una de las tantas contradicciones que padece este sistema, el capitalista, por lo tanto, hay que intentar interpretarlo partiendo, como expresé más arriba, desde su verdadera naturaleza y no de conceptualizaciones frágiles.

El populismo es una contradicción del sistema capitalista. Sobre esa contradicción, a los ideólogos del Sistema Capitalista les interesa que se la conozca como una corriente equivocada, falsa, que no sirve, en ese sentido la demonizaron, es retratada como una corriente equivocada, falsa e inservible, deleznable. Si esta descripción no tiene efecto, apelan aceleradamente y por el tiempo que demande su resolución, a la violencia más descarnada.

Del mismo modo, partiendo de la ley física de acción y reacción, el populismo fue anidando, en su seno, la cuestión de la violencia como rechazo a la otra violencia y a su forma descarnada que es la explotación. Repito: Ocurre como si fuera una acción de la física, como una acción y reacción.

HISTORIANDO UN POCO EL POPULISMO

Se conoce normalmente como populismo a un conjunto heterogéneo de movimientos revolucionarios que brotaron, primariamente, en Rusia desde el primer tercio hasta el final del siglo XIX. El término ‘populista’ no es equivalente al que utilizan actualmente, es decir, el que usan para referirse al régimen, partido o político que confía su triunfo al estímulo de sus votantes, pero con desprecio. En el caso ruso, ‘populismo’ se refiere a la característica esencial compartida por las distintas corrientes políticas e ideológicas de esa sociedad. El principal objetivo se orientó hacia los campesinos oprimidos en Rusia que vivían en la total miseria. El populismo no fue un movimiento uniforme; se caracterizó por su gran diversidad de ideas. En tal sentido, incluía desde un sector definido claramente con las ideas anarquistas, las socialistas y hasta un sector liberal burgués. Sin embargo, si se observa bien, se advierte que no se trata de dos posiciones tan contrapuestas. Casi todos los grupos coincidían en rechazar el afrancecinamiento de la corte del Zar, la invasión al Ser Ruso, a su idiosincrasia, a sus costumbres ancestrales, entre otras cuestiones. Tolstoi, entre otros intelectuales, lo refleja en casi toda su obra como una molestia urticante.

VEAMOS ALGUNOS DE SUS IMPULSORES Y PENSADORES:

En el caso de los anarquistas, bien podría denominárselos “demócratas revolucionarios”: porque no creían en el socialismo sino más bien en la Revolución Francesa que encarnaba los ideales de la fraternidad, la igualdad y la libertad. Su teoría se inclinaba por el modelo de una revolución burguesa; claro que no para construir un nuevo estado centralizado, como había sido el estado francés, sino un sistema de comunas asociadas. Lo más exacto es decir que se trataba de demócratas pequeñoburgueses.

El populismo en Rusia constituyó una estructura ideológica dentro de la cual cabían muchas posiciones, a veces complementarias y a veces en las antípodas unas de otras. A todas luces, resulta problemático encontrar un pensador individual que reúna todos los aspectos y elementos constitutivos de dicha estructura; sin embargo se pueden mencionar a algunos personajes que dieron los principales rasgos de la doctrina populista clásica rusa.

Otro de los pensadores, el primero de ellos fue: Aleksandr Ivánovich Herzen, puede considerarse el "padre" del populismo ruso. Herzen se opuso al desarrollo burgués de Rusia y, albergaba la esperanza de una transición directa al socialismo sin pasar por el capitalismo. Una característica importante del pensamiento de Herzen, que marcó al populismo, fue su actitud hacia el pueblo ruso, su fe en él, y su deseo de tomar una parte activa en sus destinos. Este amor, no lo consideraba un sentimiento fisiológico.
Por ello, resulta problemático encontrar un pensador único que reúna todos los aspectos y elementos constitutivos de dicha estructura.

El populismo de 1870, en Rusia, tuvo un papel revolucionario porque despertó a los campesinos rusos, incluida la clase obrera, esto traducido como su incorporación a la vida política.
En el caso del populismo de 1880, forma una corriente que puede denominarse, con toda justicia, burguesa liberal.
En dos décadas se dan dos tipos de populismos, diametralmente opuestos.
El primero trabaja con los campesinos y trabajadores incorporándolos a la vida política.
El segundo si bien le interesaba la liberación del campesinado, se asentaba sobre la autocracia que ejercía el zarismo. Era gradual y no proponía nada sobre la clase obrera rusa.

En tal sentido, podemos enunciar tres características comunes a todos ellos:
• La primera: se arrogaban el papel de intérpretes de la voluntad del pueblo.
• La segunda: consideraban que el mayor de los males era la desigualdad, tendiendo a sacrificar cualquier otro ideal, incluyendo la libertad.
• El tercero: la identidad nacional rusa.

Por esos tiempos aparecía, de la mano y boca de la alta burguesía y una aristocracia ligada al emperador, la cultura francesa, ésta era demodé. Hablar en francés era una manifestación cultural avanzada, en la corte zarista el idioma era el francés.

Por esto es importante marcar las propias contradicciones: Herzen planteará la necesidad de sacrificar ciertos bienes y presentes, por ideales inciertos y futuros, sin detallar demasiado esos ideales planteados. Por lo tanto, esto marca una contradicción. La otra corriente tuvo una naturaleza milenarista, donde se marcó la contradicción entre el discurso y la praxis.

El fenómeno populista se expandió y fue tomando diversas formas de acuerdo a las particularidades según la historia de cada quien.

La próxima entrega: LOS POPULISMOS EN ESTADOS UNIDOS

Caracteres: 6407

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443