Los beneficios deben escribirse en bronce y las injurias en el aire.

Galileo Galilei

Elogio en alto, pero culpo bajito.

Catalina II, la Grande

 

 


stylish fancy counters
Websites Stat

Usuarios Online

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOMENAJE A QUIENES APORTARON A LA DEFENSA DEL PATRIMONIO NACIONAL

RAÚL SCALABRINI ORTIZ

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

30 de mayo del 2011


Raúl Scalabrini Ortiz fue agrimensor, conferencista, autor de cinco libros, una cantidad de notas, folletos, artículos periodísticos y literarios.
Durante décadas Raúl Scalabrini Ortiz fue silenciado, su nombre ignorado por las editoriales que traducían a economistas ingleses, filósofos alemanes y novelistas franceses, combatido por conservadores y liberales. Recurrimos a su obra porque hoy tiene total vigencia.

Nacido el 14 de febrero de 1898 en Paraná, provincia de Entre Ríos, su adolescencia y juventud transcurren bajo la presión del liberalismo conservador predominante. Por razones de trabajo recorre las provincias de La Pampa, su oriunda Entre Ríos y Catamarca, donde ve cómo viven y sueñan sus compatriotas.

A los 26 años viaja a París. Vuelve decepcionado: en la “Francia eterna del humanitarismo y los derechos del hombre encuentra un enorme desdén por los latinoamericanos y una antidemocrática xenofobia de pueblo elegido”, afirma.

En Buenos Aires, Scalabrini Ortíz se acerca al poeta, novelista y filósofo Macedonio Fernández, quien le proyecta su influencia humanista y lo orienta hacia una vida de altruismo, donde lo individual se diluye tras el beneficio colectivo.

Acá está uno de sus trabajos, el de agrimensor, pero, indudablemente él tiene vocación literaria. En tal sentido frecuentará a hombres de las letras como Jorge Luis Borges y Leopoldo Marechal.
Es así que en 1923 publica La Manga, un libro de cuentos.

Al año siguiente se une a la revista Martín Fierro, creada por jóvenes que pretenden romper con “la funeraria solemnidad del historiador y del catedrático”. El director era Evar Méndez, un poeta ya maduro; el subdirector, Oliverio Girondo.

La publicación tiene sólo cuatro páginas y en sus tres años de vida, entre 1924 y 1927, edita 45 números.
En ella escriben:
Macedonio Fernández, Conrado Nalé Roxlo, Raúl y Enrique González Tuñón, Luis Cané, Ricardo Güiraldes, Jorge Luis Borges, Xul Solar, Norah Lange, Leopoldo Marechal, Jacobo Fijman y Ulises Petit de Murat.

En octubre de 1929 se derrumba la bolsa en Wall Street y la crisis mundial se extiende durante los siguientes diez años.
En Argentina caen los precios de las exportaciones, se devalúa el peso, crece la desocupación.
En 1930, un golpe militar derroca al presidente Hipólito Yrigoyen. Se inicia una etapa que el periodista nacionalista José Luis Torres bautiza como la Década Infame.

Raúl Scalabrini Ortiz abandona las indagaciones metafísicas. Quiere saber por qué en Argentina “país de vacas y cereales, de grandes extensiones y regiones fértiles” hay hambre en este país que era conocido como el granero del mundo.

En diciembre de 1933, tres años después del derrocamiento de Yrigoyen, Scalabrini forma parte del último acto patriótico y popular de la Unión Cívica Radical.

Bajo el régimen del general Agustín P. Justo, estalla en distintas partes del país una rebelión yrigoyenista, pero es aplastada. Paso de los Libres, en la provincia de Corrientes, es el último reducto de la resistencia. Scalabrini, Luis Dellepiane y Arturo Jauretche se cuentan entre los civiles que participan del levantamiento.

Veinte yrigoyenistas son degollados. En los días siguientes, el ejército exhibe orejas de los muertos. Scalabrini Ortiz se debe exiliar y va hacia Europa.
En 1934, desde Alemania, escribe sus primeros artículos sobre la cuestión nacional.

En 1935, de regreso, es uno de los fundadores de la Fuerza de Orientación Radical de la Juventud Argentina (FORJA), junto a Jauretche, Dellepiane, Gabriel del Mazo, Homero Manzi, Julio Darío Alessandro y otros.
FORJA nace como una tendencia interna de la Unión Cívica Radical, de la que se separará en 1940.

Está conformada por 200 jóvenes de clase media. Su ideología se encuadra dentro del nacionalismo popular. Su manifiesto afirma:
“Somos una Argentina colonial, queremos ser una Argentina libre”.

TEXTO COMPLETO DE LA FUNDACIÓN DE FORJA - FUERZA DE ORIENTACIÓN RADICAL DE LA JUVENTUD ARGENTINA

"SOMOS UNA ARGENTINA COLONIAL QUEREMOS SER UNA ARGENTINA LIBRE
La Asamblea Constituyente de la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, considerando:
1°) Que el proceso histórico Argentino en particular y Latino Americano en general, revelan la existencia de una lucha del pueblo en procura de su Soberanía Popular, para la realización de los fines emancipadores de la Revolución Americana, contra las oligarquías como agentes de los imperialismos en su penetración económica, política y cultural, que se oponen al total cumplimiento de los destinos de América.
2°) Que la Unión Cívica Radical ha sido desde su origen la fuerza continuadora de esa lucha por el imperio de la Soberanía Popular y la realización de sus fines emancipadores.
3°) Que el actual recrudecimiento de los obstáculos opuestos al ejercicio de la voluntad popular, corresponde a una mayor agudización de la realidad colonial, económica y cultural del país.
Declara
1°) Que la tarea de la nueva emancipación sólo puede realizarse por la acción de los pueblos.
2°) Que corresponde a la Unión Cívica Radical ser el instrumento de esa tarea, consumando hasta su totalidad la obra truncada por la desaparición de Hipólito Yrigoyen.
3°) Que para ello es necesario en el orden interno del Partido dotarlo de un estatuto que estableciendo el voto directo del afiliado auténtico y cotizante, asegure la soberanía del pueblo radical, y en el orden externo, precisar las causas y los causantes del enfeudamiento argentino al privilegio de los monopolios extranjeros , proponer las soluciones reivindicadoras y adoptar una táctica y los métodos de lucha adecuados a la naturaleza de los obstáculos que se oponen a la realización de los destinos nacionales.
4°) Que es imprescindible luchar dentro del Partido, para que éste recobre la línea de principismo e intransigencia que lo caracterizó desde sus orígenes, única forma de cumplir incorruptiblemente los ideales que le dieron vida y determinan su perduración histórica al servicio de la Nación Argentina.
Dentro de estos conceptos y tales fines, la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, FORJA, abre sus puertas a todos los radicales y particularmente a los jóvenes que aspiran a intervenir en la construcción de la Argentina grande y soñada por Hipólito Yrigoyen.
Por el Radicalismo a la soberanía popular
Por la soberanía popular a la soberanía nacional
Por la soberanía nacional a la emancipación del pueblo argentino".

Las acusaciones sobre sus orientaciones políticas e ideológicas son de las más variadas, en forma simultánea son reputados de: marxistas, nazis y pro estadounidenses. Ellos replicarán: “Ni conservadores, ni socialistas, ni radicales, ni comunistas, ni fascistas pueden decir al pueblo la verdad sobre la tragedia que vive la patria”.

A través de conferencias y los Cuadernos de FORJA, Scalabrini revela quiénes manejan los hilos del poder económico en Argentina. Presenta pruebas, desenmascara complicidades. De alguna forma se convertirá en un gran fiscal nacional contra la entrega.
En la materia que indudablemente es más conocido y reconocido: el tema ferroviario va a tener una definición importe, ya que define a la red de ferrocarriles controlados por Inglaterra como “una inmensa tela de araña metálica donde está aprisionada la República”.

Sobre los británicos, sostiene que aportaron capitales mínimos, inflaron los beneficios, aumentaron o bajaron las tarifas para boicotear a las industrias nacionales, recibieron miles de hectáreas de regalo junto a las vías y no cumplen ninguna función de fomento en las provincias pobres.

Además, trazaron el tendido de acuerdo a sus intereses comerciales: los rieles, en lugar de comunicar el país de norte a sur, confluyen a Buenos Aires, la ciudad-puerto, capital del país-factoría.

Su denuncia y su trabajo es tesonero y tenaz, publica varios Cuadernos de FORJA y libros:
Política Británica en el Río de la Plata (1936),
Los Ferrocarriles, Factor Primordial de la Independencia Nacional (1937),
El Petróleo Argentino (1938),
Historia del Ferrocarril Central Córdoba (1938),
Historia del Primer Empréstito (1939),
Historia de los Ferrocarriles Argentinos (1940)
y Política Británica en el Río de la Plata (1940).

Mientras impulsa su campaña por nacionalización de los ferrocarriles, Scalabrini hace grandes esfuerzos por subsistir con su esposa y sus cinco hijos. El 13 de enero 1942 anuncia en el diario La Prensa el siguiente aviso:

“Caballero argentino, casado de 44 años, con amplias relaciones, estudios universitarios, técnicos, una vasta cultura general, científica, literaria y filosófico, con experiencia general y profunda de nuestro ambiente económico y político, ex redactor de los principales diarios, autor de varios libros premiados y de investigaciones, aceptaría dirección, administración o consulta de empresa argentina, en planta o en proyecto, en los órdenes de la industria, comercial o agrario. Dirigirse a Raúl Scalabrini Ortiz, calle Vergara 1355, Vicente López”.

Muere de cáncer el 30 de mayo de 1959, a los 61 años. Hasta poco antes se ganaba la vida como agrimensor.

FUENTES: varias, Télam y propias.

Caracteres: 9291