La fortaleza de los justos es el temple

JCC

 

Actualizado: 4 Octubre, 2016 15:59

SALUD Y CIENCIA INFORMES / INVESTIGACIONES

PÁGINA INICIO // MAPA DEL SITIO // SECCIÓN SALUD Y CIENCIA

 

 


stylish fancy counters
Websites Stat

Usuarios Online

 

EL PROBLEMA CENTRAL EN LOS HOSPITALES DE LA CIUDAD

UN MÉDICO SANITARISTA AFIRMA QUE HAY: ESFUERZOS DESPERDICIADOS

Por la Redacción de Latitud Periódico

19 de julio del 2010

En una nota escrita por Carlos Niccolini, Médico sanitarista y responsable del área de Salud e Integración Social de la Defensoría del Pueblo de la CABA, el mismo afirma que hay Esfuerzos Desperdiciados que se reflejan por la cantidad de denuncias y reclamos, quejas y consultas que realizan los vecinos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ante la Defensoría Porteña.

En tal sentido afirma:
El Derecho a la Salud está consagrado en la Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales a ella incorporados por la reforma de 1994. La Ciudad de Buenos Aires avanzó aún más en el tema al desarrollarlo en su propia carta. Por su parte, la Ley Básica de Salud y otras normas específicas ampliaron el concepto.

La realidad, sin embargo, demuestra su sistemática violación. Un reflejo de ello son los reclamos presentados por los vecinos en la Defensoría.

Para ellos, la odisea comienza cuando intentan conseguir un turno, continúa si –como suele suceder- se requieren estudios e interconsultas, ya que la obsolescencia de la aparatología y su falta de mantenimiento postergan la atención y alargan la espera. Al final del recorrido, con el diagnóstico y la indicación de tratamiento, el paciente encuentra serias dificultades por falta de medicamentos, quirófanos, insumos, equipamiento, recursos humanos. En conclusión, sabe de qué está enfermo y, además, padece la angustia de no poder curarse.

Tiempo y dinero invertido por el paciente, esfuerzo de los trabajadores de la salud e inversión estatal con un resultado desalentador, para todos los involucrados y para el propio sistema.
La Ciudad tiene los recursos y deben gestionarse correctamente para ponerlos al servicio de la población.

FUENTE: Paren la mano de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

Caracteres: 1980