Actualizado: 3 Octubre, 2016 14:46

DESAPARECIDO SOCIAL:

PARTE I / PARTE II / PARTE III

 

La reducción de la jornada laboral no forma parte de las preocupaciones de la patronal. A pesar de ello, ya hay voces cantando alarmas por la gran masa de desocupados, que es material inflamable.

JCC

MOVIMIENTO OBRERO INFORMES / INVESTIGACIONES

DESOCUPACIÓN COMO FORMA DE EXCLUSIÓN SOCIAL

EL DESOCUPADO COMO DESAPARECIDO SOCIAL

SEGUNDA PARTE

Por Juan Carlos Cena * especial para Latitud Periódico

4 de octubre del 2016

La cifras actualizadas por el actual INDEC, reflejan que 1 de cada 3 argentinos o bien residentes en nuestro país es POBRE, y que casi un 8 por ciento es INDIGENTE.

Esta realidad está en consonancia con lo analizado, corroborado y publicado por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA - Universidad Católica Argentina.

Los 12 años transcurridos en la Argentina no fueron de mieses y políticas que terminaran con la pobreza en nuestro país, por el contrario fueron el caldo de cultivo para que una dirigencia política oficialista en estos años pasados se embolsaran todo... se robaran todo y corrompieran todo... no fue casual, fue causal... fue la política de Estado de los K...

La responsabilidad del actual gobierno deberá ser revertir esta problemática a la cual han sumado pobres... será parte de los desafíos de una Sociedad que ha mirado demasiado de soslayo... porque le ha interesado lo particular e individual... pero en nuestro país más de 2.300 niños han muerto de hambre en el pasado 2015. La pobreza entre la niñez y adolescencia supera el 40 por ciento...

Este trabajo fue publicado en el portal VILLA CRESPO DIGITAL el 30 de noviembre del 2003.
El trabajo de Cena fue presentado por primera vez en la Cátedra Libre de Derechos Humanos de Filosofía y Letras en 1997. Un trabajo que retrata el doloroso camino del desocupado, sus causas y las aberrantes consecuencias, que se pueden retratar en la actualidad.

Aquí en dos partes EL DESAPARECIDO SOCIAL... UN SER HUMANO QUE NO ESTÁ EN LAS ESTADÍSTICAS, para trabajar, estudiar y crecer... si para las parafernalias movilizaciones que vivaran cadenas nacionales repletas de mentiras y falacias.

Seres humanos sin futuro y sin progreso...


VARIABLES DEL SISTEMA: DESOCUPACIÓN Y SALARIO

Vivimos una etapa de reestructuración productiva, de apertura de la economía, de ruptura por la convenciones colectivas, el trabajo ha dejado de ser homogéneo, se ha fragmentado. Afecta a toda la sociedad laboral, en especial a los jóvenes que no consiguen ingresar al mercado del trabajo y a los mayores de 40 años le llega la expulsión. La mancha de la desocupación es despareja geográficamente y por rama industrial, afectando a las ramas ligadas al mercado interno.

Dicen algunos *estudiosos* de la sociedad argentina que la reestructuración productiva, los cambios en los procesos de trabajo y las nuevas tecnologías traen como consecuencia una rápida obsolescencia de las profesiones y de los oficios...y como consecuencia la desocupación. Esa es una definición para un país del primer mundo, industrializado en permanente desarrollo, y ese recambio tecnológico si trae desocupación. Pero en la argentina se destruyó la industria, se achicó el campo, las privatizaciones dejaron el tendal de asalariados. Se asiste a una cierta transferencia de la actividad industrial a la de servicios, parecida a aquella que redujo el lugar de la agricultura en favor de la industria. Los primeros asalariados que se acogían a los retiros voluntarios, lo hacían contentos siguiendo la zanahoria de las indemnizaciones, llamadas también *jubilaciones imbéciles*, fabricando eso sí, prejubilados, como consecuencia de ello aumentó la cantidad de trabajadores desocupados.

El capitalismo argentino tiene rasgos propios, con las características de las políticas gubernamentales particulares de este gobierno, y que no tiene capacidad para escapar de la tendencia general del capitalismo a nivel mundial, ni lo desea.
El capitalismo no puede desde su filosofía de ganancia máxima, solucionar los problemas de la humanidad. Al contrario, no le interesa, por lo tanto no genera respuestas a las necesidades crecientes del mundo. Esto confirma la inexistencia del capitalismo humanista.

Las causas de la desocupación y la exclusión social generalizada se encuentran en las entrañas mismas del sistema capitalista. El capital no puede resolver en un mismo momento su crisis y el desempleo, porque siempre las salidas capitalistas de las crisis presuponen fuertes incrementos de productividad, que, como contrapartida generan desempleo y mayor explotación a los empleados. Se trata aquí, de que los que tienen empleo trabajen con mayor intensidad para aumentar la productividad -lo que consiguen con las reformas laborales que permiten transformar el mercado del trabajo, generando mayor explotación-, esto implica destruir empleo.

Los ejemplos, muchas veces, ilustran más de una vez cualquier explicación: Los procesos de racionalización laboral que encararon las empresas con el objetivo de elevar la productividad y mantenerse a flote competitivo a pesar del atraso cambiario, como YPF, que está extrayendo y elaborando con 6000 personas (l995) (4600 actual) mucho más petróleo y derivados que hace cinco años con 50.000; el sector automotor llegó a cuadriplicar su producción casi con las misma cantidad de trabajadores. El caso siderúrgico, el menos conocido, es notable. Tomando en cuenta las cuatro grandes empresas del sector: Siderar, Siderca, Acindar y Zapla, el rendimiento laboral pasó de l9 horas-hombres por tonelada de acero crudo en el período l980-l989 a 7,5 horas-hombres por tonelada de acero crudo en la actualidad. En un extremo está Siderar, que ahora en manos privadas fabrica más con 5100 persona que cuando llegó a darles empleo a l4.000 en tiempos en que denominaba SOMISA. (Datos 2/12/95)- Estos números son contundentes, publicitados para demostrar que la economía argentina funcionaba en muchos sectores con exceso de personal. Y reconocer, además, lo determinante que resulta la productividad en un mundo cada vez más globalizado, realizado a como de lugar. También no son pocas las críticas que podrían hacerse sobre la forma y los ritmos que tuvo la racionalización, y ni hablar del triste papel que cumplió el sindicato. El Estado, impulsor de las privatizaciones, permitió esta racionalización salvaje y se desentendió de las consecuencias del cambio.

La reducción de la jornada laboral no forma parte de las preocupaciones de la patronal. A pesar de ello, ya hay voces cantando alarmas por la gran masa de desocupados, que es material inflamable. Políticos de un abanico amplio alertan que *una chispa puede encender la pradera* y pueden quedarse a la intemperie. Preocupación. Pero la avaricia del capital contesta en el sentido de no repartir el trabajo para que se cree más empleo, sino en el de repartir la masa de los salarios entre los trabajadores ocupados y desocupados, como una manera de mojar los pastizales y evitar un incendio, todo sin costos para la patronal. De aplicarse esta propuesta implicaría una disminución más del salario. La reducción de la jornada de trabajo, vieja consigna de la izquierda, es tomada por la derecha con la variante apuntada. A escala mundial el capital no ha encontrado una salida a estos problemas, y los pronósticos no son alentadores.

Desde el punto de vista del capital, la salida de la crisis exige una política económica y social destinada a la recuperación de la tasa de beneficio, cuyo descenso está en el origen de la crisis actual. Para ello debe lograr una reducción significativa y duradera de los salarios reales y un paralelo aumento de la productividad y, en ambas cuestiones la desregulación de las relaciones laborales desempeña un papel fundamental. Hay que modificar la forma de relación obrero-patronal que se construyó durante l00 años de lucha en Argentina, arrancadas con sangre al capitalismo. Lo que se intenta es bajar los más que se pueda el salario para la recuperación de la ganancia máxima. El capital utilizada estas dos variables: desocupación y baja de salarios. No puede tocar los costos tarifarios, que es parte del costo de producción de las Empresas, y no se puede tocar porque las Empresas de servicios públicos están en manos de corporaciones y grupos económicos, y fueron privatizados para que las Empresas ganen. En el año l995 estas empresas facturaron 3.500 millones de pesos o de dólares.

Es dable observar, además se palpa, que se intenta avasallar lo conquistado en aquello que parece más débil, y lo que parece más débil son los trabajadores; como parecen más débiles se golpea el costo salarial como lo único posible.


La lucha contra el desempleo no es fácil. Comienza diciendo Maxime Durand, en un artículo titulado Las dos caras de la crisis del trabajo, allá por l993/94 en Critique Communiste y reproducido por Cuadernos del Sur en el 95. *El desempleo es un efecto del capitalismo: el sistema económico prefiere no dar empleo a ciertos trabajadores si no hay más producción rentable a la cual afectarlos; el desempleo está aquí para quedarse: a pesar de un debilitamiento coyuntural, va a continuar desarrollándose... repite como otros autores: el capitalismo no puede resolver la crisis y el desempleo...la automatización capitalista no es la liberación del trabajador, es portadora por el contrario de nuevas formas de explotación y de descalificación y, más generalmente, de un modelo social regresivo; hacer creer que se puede luchar contra el desempleo sin romper la lógica capitalista que lo produce es engañarse sobre su naturaleza y engañar a los trabajadores*.

Publicado por primera vez: domingo 30 de noviembre del 2003

* Juan Carlos Cena: Fue Secretario General del Personal Técnico de Ferrocarriles Argentinos, Organismo Central por dos mandatos (1984 – 1989)
Libros sobre Movimiento Obrero: El Cordobazo una rebelión popular / Ferroviarios Sinfonía de Acero y Lucha y numerosos trabajos de investigación.
Historia Viva de la Resistencia Peronista – 2016.

Publicado por primera vez: domingo 28 de diciembre del 2003

Caracteres: 9767

  T {temp}
ST {st}
{estado_actual}
H {hum}
P {pre}
vis {vis}
vie {vie}

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443