Viernes 30 Septiembre, 2016 19:10

 

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet

 

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Voltaire

John Keynes

 


 

stylish fancy counters
Websites Stat

Usuarios Online

 

LA TEORÍA ECONÓMICA DE JOHN KEYNES

ESTADO DE BIENESTAR / ESTADO BENEFACTOR

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

25 de enero del 2014

John Maynard Keynes (1883-1946), fue un economista británico, que trascendió porque su teoría económica fue primera en el marco de un largo tiempo histórico, alrededor de más de cuatro décadas.

En 1913 sostenía que el liberalismo económico de corte clásico necesitaba adecuarse a las circunstancias económicas y sociales del nuevo siglo.

Este planteo de cómo adecuar y regenerar el sistema capitalista lo sistematiza en su obra “Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero”, publicada en 1936. En ella analizaba las causas de la depresión mundial y proponía una serie de recetas para solventarla, téngase en cuenta que ya se había producida la caída de Wall Street de 1929 que derrumbó las economías mundiales de todos los continentes, dominados por el sistema capitalista.

Aseguraba que el motor de la economía habría de sustentarse en la adecuada relación entre la oferta y el consumo, pues de ella dependían los beneficios empresariales y la inversión.

SOBRE LA CRISIS DE 1929

Según Keynes la crisis de 1929 había retraído la demanda y era necesario estimularla de alguna manera, generando una demanda adicional que tirase de la producción.

Las medidas no intervencionistas de los estados capitalistas no habían logrado tal objetivo. ACÁ SU MATRIZ: Abogaba, en tal sentido, por una activa intervención del Estado que restableciera el equilibrio entre la oferta y demanda.

La intervención y dirección del Estado en las grandes obras y construcciones como el caso conocido y simbólico del proyecto estatal del Tennessee Valley. 1933.
Presa de Bonneville en Colorado (USA).

LA PROPUESTA BÁSICA

Desarrollar una política de inversiones estatales en obras públicas (carreteras, pantanos, ferrocarriles, medios de comunicación, energías, represas y más) que sirviese de estímulo a la iniciativa privada a través de la demanda de cemento, hierro, componentes industriales, etc.

MANO DE OBRA

La mano de obra empleada en estas actividades disminuiría el desempleo, incrementaría la masa de consumidores y estimularía la actividad económica.

Poner en circulación abundante dinero con el fin de estimular una moderada inflación. El peligro de una alta tasa de inflación sería inexistente en tanto el paro fuese elevado.

Con el incremento de los salarios se daba una gran movilidad del mercado interno, los economistas clásicos planteaban la reducción de los mismos, esto fue refutado por Keynes, quien aseguraba que el empleo no dependía de los salarios sino del consumo y la inversión.

Una disminución de los sueldos de los trabajadores provocaría un retraimiento que deprimiría el consumo y en consecuencia, la producción.

Un planteo claro era la intervención en toda la economía.

Intervenir en todos los sectores económicos, regulando la fijación de precios, salarios, mercado laboral, concediendo subvenciones a las empresas, etc.
En suma:

Keynes abogó por el abandono de la ortodoxia del "laissez-faire" que había guiado el capitalismo del siglo XIX y propuso un mayor protagonismo del Estado en la vida social y económica.

Fue precisamente lo que mediante el New Deal puso en práctica en Estados Unidos el presidente F. D. Roosevelt a partir de 1933.

FRASES

Tras cualquier acción de un político se puede encontrar algo dicho por un intelectual quince años atrás.

Cuando la acumulación de riqueza no tenga importancia para tener un alto nivel social, habrá un gran cambio en los códigos morales.

Cuándo los hechos cambian, cambio de opinión. ¿Qué hace usted, señor?

El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente.

Pienso que modificando el capitalismo, sabiamente, puede volverse probablemente más eficiente para alcanzar los fines económicos que todos los sistemas alternativos hasta el momento, pero este sistema es, en muchos aspectos, extremadamente criticable.

No hay razones intrínsecas para la escasez de capital.

Evitar los impuestos es el único esfuerzo intelectual que tiene recompensa.

Cuando el desarrollo del capital de un país se convierte en un subproducto de las actividades de un casino, es probable que el trabajo se haya hecho mal.

El flujo de dinero es un lazo entre el presente y el futuro.

Sé lo que hace a un hombre más conservador... No saber nada del presente o nada del pasado.

Los periodos largos son una guía engañosa para los temas de actualidad. A largo plazo estamos todos muertos.

Al mismo tiempo que mejora la organización de los mercados de inversión, aumentan, sin embargo, los riesgos del predominio de la especulación. Los especuladores podrían no resultar perjudiciales si fueran como burbujas dentro de una corriente empresarial estable; lo grave se produce cuando es la empresa la que se convierte en una burbuja en medio del desorden especulativo.

Si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo.

Evitar los impuestos es el único esfuerzo intelectual que tiene recompensa.
Cuando el desarrollo del capital de un país se convierte en un subproducto de las actividades de un casino, es probable que el trabajo se haya hecho mal.

FUENTES: Varios y propias.

Caracteres: 5231

EDITORIALES / SALUD Y CIENCIA / MEDIOS DE COMUNICACION / HISTORIA Y POLITICA / TRANSPORTE

ENTREVISTAS / ECONOMIA / DD.HH. JUSTICIA / PERSONAJES / FRASES 2013 / BAÚL DE LA MEMORIA / ACTUALIDAD /

HUMOR / ARCÓN DE LOS RECUERDOS / HISTORIAS DE BUENOS AIRES / DALE SABOR / CALENDARIO 2013 / INFORMACIÓN GENERAL

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443