Martes 4 Octubre, 2016 17:47

 

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

Ángel Ganivet

 

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Voltaire

 


 

stylish fancy counters
CONTADOR LATITUD PERIODICO

Usuarios Online

 

ESTACIÓN FEDERICO LACROZE

Por Elena Luz González Bazán especial para Latitud Periódico

31 de agosto del 2014

Está relacionado con el personaje Federico Lacroze, que nace el 4 de noviembre de 1835 en la ciudad de Buenos Aires. Cursa sus estudios y se dedicó al comercio en la Casa Mallmann y Cía.

Cumple los 20 años y se radica en la ciudad de Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, donde se dedica a la agricultura y al comercio.
Cinco años más tarde tiene la idea de crear, construir un tranvía en la ciudad de Buenos Aires.

La propuesta se la presentó a Emilio Castro, gobernador de la provincia de Buenos Aires, en aquel momento.

Consigue la autorización del gobierno en 1868 y en 1870 lo lleva a la práctica. Esto será un largo vía crucis, afirman quienes han tomado esta historia, desde la escasez de capitales hasta la oposición terca y sistemática de los vecinos mejor conceptuados y propietarios de lo edificado en las calles de la ciudad, que había de recorrer la nueva locomoción.
Su capital era de 750.000 pesos de la antigua moneda, producto de sus economías como comerciante y después banquero, de los cuales una parte era de su hermano Julio, se lanzó a la gran empresa, después de haber vencido la oposición sostenida ante el Poder Ejecutivo por firmas nacionales como: Anchorena, Basualdo, Estrada, Achával, Barra, Moreno, Mallo Muñiz, Lozano, Ezcurra, Leguía, Escalada y Terrero, y extranjeros como Larroque, Schmidt, Capelli, Sommer, Kramer García, Ruiz, Marcó, Burnichón Cañas, Roverano, Bell Fourcade, Perissée, Zamboni y otros propietarios de la casas de Rivadavia, Suipacha y Tacuarí, en 1870, que creían que el tranvía era una amenaza pasando por calles tan transitadas en que por fuerza debía originar muchas desgracias.

El tranvía tirado por caballos se convirtió en una monstruosidad amenazante y los vecinos principales se opusieron a permitir semejante atropello.

El tranvía era una abominación capaz de originar desgracias a su paso por las calles. Que las calles eran de dominio público y no podía realizarse un emprendimiento comercial en ellas, que esto afectaría el frente de las casas, que los fieles se verían afectados para ingresar a los templos.

Logra la concesión en 1871 y se inaugura el ramal que recorría sesenta cuadras, desde Plaza de Mayo hasta la Plaza Miserere, unos 9 kilómetros por hora, iba con una trompeta anunciando 20 pasos adelante el paso del vehículo raro para aquella época.

Tiene dos matrimonios y se asegura que fue miembro de la masonería, iniciándose el 13 de agosto de 1857 en la Logia Regeneración Nº 5.
Falleció en Belgrano el 16 de febrero de 1899, víctima de una enfermedad que no pudo dominarle nunca, sino en la última hora. Sus restos se hallan en el Cementerio de la Recoleta. Esto si bien, su nombre lo tienen la estación de subte, trenes, en los portales del Cementerio de la Chacarita, pero, como esas cosas de la vida, sus restos están en la Recoleta.

FUENTES: varias.

Caracteres: 2950

EDITORIALES / SALUD Y CIENCIA / MEDIOS DE COMUNICACION / HISTORIA Y POLITICA / TRANSPORTE

ENTREVISTAS / ECONOMIA / DD.HH. JUSTICIA / PERSONAJES / FRASES 2013 / BAÚL DE LA MEMORIA / ACTUALIDAD /

HUMOR / ARCÓN DE LOS RECUERDOS / HISTORIAS DE BUENOS AIRES / DALE SABOR / CALENDARIO 2013 / INFORMACIÓN GENERAL

Latitud Periódico / Derechos de autor 2009 - 2013 / Correo electrónico: noticias@latitudperiodico.com.ar / REGISTRO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL: 5119443